No son valencianos y están locos por las Fallas (I)

07 mar. 2018
Comentarios

En este blog ya hemos hablado de lo relativamente desconocidas que son las Fallas fuera de España (incluso fuera de Valencia). Es curioso que personas de otras regiones y países conozcan mejor la Tomatina de Bunyol, o los Sanfermines, que una fiesta tan grande y rica como las Fallas. Hoy queremos desmontar parte de ese mito y comprobar que casi todo aquel que conoce nuestra fiesta, venga de donde venga, se enamora de ella y se convierte en un fallero o fallera más. Para demostrarlo queremos compartir a lo largo de esta semana un par de historias muy curiosas e internacionales que conocimos recientemente. Todas relacionadas con las Fallas. Os presentamos la primera de ellas, la historia de Jürgen y Mike.

 

Jürgen y Mike, 91 días en cada ciudad... Hasta que conocieron Valencia (For 91 days)

 

Seguro que habéis escuchado hablar de los "nómadas digitales". Son personas que tienen trabajos principalmente online y pueden desarrollar sus labores sin acudir presencialmente a una oficina. Eso les permite no atarse a ningún lugar, viajar y descubrir mundo con libertad absoluta. Ese es el caso de Jürgen y Mike (alemán y estadounidense, respectivamente) que, después de haber vivido en Boston, Berlín y en un pueblecito de Irlanda, quisieron probar suerte viniendo a vivir a Valencia. En esta ciudad tuvieron la genial idea de convertir su vida en un viaje continuo, estableciéndose cada 91 días en una ciudad diferente. Como ellos mismos reconocen en su blog: "Lo difícil era que Valencia nos había encantado y no queríamos dejar la ciudad para siempre.  Queríamos vivir aquí, pero también en otros lugares".

 

Mike y Jürgen en una imagen de su blog.

Jürgen y Mike, en una imagen de su blog, en Boston.


Y eso fue precisamente lo que hicieron. Establecieron en Valencia su base permanente, pero también han cumplido su idea de vivir durante 91 días en otras ciudades del mundo. Reconocen que no les gusta acomodarse, y en cuanto empiezan a sentir esa sensación, saben que es momento de buscar una nueva aventura, de ahí la duración que escogieron para sus estancias. Pero entre aventura y aventura, como ellos mismos aseguran: "Valencia es el lugar al que volvemos cuando queremos tomarnos un respiro de nuestros viajes".

Su blog "For 91 days" es una maravilla llena de fotos increíbles y de historias detalladas sobre sus "viajes". 91 días dan para mucho, así que han escrito artículos sobre prácticamente todo lo que se puede hacer en una ciudad durante tres meses. De hecho, su objetivo es escribir 91 artículos, uno por día. Desde recorrer sus rincones durante la noche, hasta hacer la compra como un ciudadano nativo más o vivir a tope los festivales de cada región. Y la lista de lugares en los que han vivido casi asusta: Estambul, Tokyo, Buenos Aires, Oviedo, Montreal, Sri Lanka, Palermo, Islandia... O su última estancia en Lisboa. Por eso, a menudo les suelen hacer la misma pregunta: Después de haber vivido en ciudades de talla mundial como Tokyo, Estambul o Buenos Aires ¿Por qué escogisteis Valencia para vivir? Y ellos responden: "¿De verdad lo queréis saber? Pues sentaos y poneos cómodos porque sus razones son muchas: El sol interminable, el estilo de vida relajado, el idioma, el tamaño perfecto de la ciudad, el mar y la playa, el centro histórico, el coste de vida razonable, la gastronomía, el vino, la vibrante vida cultural, los diferentes barrios, el caluroso verano y el corto invierno, las mascletàs y los fuegos artificiales, las Fallas...". Y su lista sigue y sigue, pero hemos llegado al punto que más nos interesa, las Fallas.

 

 

A lo largo estos años, Mike y Jürgen han publicado artículos y fotos sobre: Crida, Mascletà, Despertà, el trabajo de los artistas falleros, l'Exposició del Ninot, Plantà, las luces de Ruzafa, los Monumentos, Ofrenda y Cremà, entre muchos otros temas relacionados con la fiesta. Pocos falleros valencianos podrían presumir de un catálogo de textos tan extenso y variado como ellos. Después de dedicarle 91 días a cada una de las ciudades en las que habían vivido, decidieron hacer lo mismo con Valencia y sus fiestas más célebres. El resultado es una visión muy interesante de las Fallas. Huyen de los tópicos con los que algunos turistas etiquetan las Fallas, porque las conocen mejor que muchos valencianos; pero también aportan una visión externa sobre nosotros que genera situaciones surrealistas. Como por ejemplo la que les ocurrió cuando vivieron sus primera despertà sin saber aún lo que era: "Poco después de llegar a Valencia, estábamos entre las personas que dormían tranquilamente cerca de la calle La Paz, absolutamente ignorantes de lo que iba a suceder. Cuando comenzaron las explosiones, nos levantamos aterrados. Saltamos de la cama, corrimos hacia la ventana, vimos el humo y pensamos que algún tipo de conflicto armado estaba teniendo lugar. Fue aterrador". 

Con el tiempo, no solo se han acostumbrado a las explosiones de la despertà, sino que también han participado en la última que se celebró el pasado mes de febrero. Y así, siendo parte de la fiesta (aunque no pertenecen a ningún casal) se han convertido en unos verdaderos expertos sobre las Fallas, además de embajadores en la promoción internacional de la fiesta valenciana más allá de nuestras fronteras. 

En sus redes sociales siempre publican contenido fallero de calidad cuando se acercan las fiestas. Si están en Valencia, no se pierden una mascletà, ya sea desde un balcón o en primera fila junto a las vallas. Y este año han decidido quedarse en Valencia para disfrutar (después de varios años viajando) de las Fallas antes de su próxima aventura. Eso sí, hay que saber algo de inglés para poder leerles. Pero si tenéis amigos extranjeros y queréis convencerles de que vengan a conocer las Fallas de Valencia, en el blog de Jürgen y Mike tenéis una verdadera enciclopedia fallera. Y ya sabéis, si os los encontráis visitando monumentos, recordad que tenéis tema de conversación, porque son tan falleros como el que más.

 

Todas las fotografías de este artículo pertenecen al blog For 91 Days. No está permitido su uso sin el consentimiento de sus autores.

 

comments powered by Disqus