¡Que no falte un 'Candy Bar' en el bautizo!

02 abr. 2014
Comentarios

Cuando comenzamos a pensar en esta idea veíamos caras de sorpresa... ¿Un Candy-Bar? ¿Eso qué es? ¿Gustará?

Y semanas después, revisando las fotos y recogiendo opiniones, podemos decir que sí, que fue todo un éxito.

El reto no era fácil: un doble bautizo. Pablo y Sofía, dos adorables bebés (pero de los de anuncios, eh? Imaginaos!!), celebraban este día tan señalado con familia y amigos.

Peinetta Roja_Globos_Candy Bar

Los papás, José y Sonia, habían preparado con esmero cada detalle de un sábado muy especial y nosotros les echamos un cable con algunas cositas que os mostramos a continuación:

 

DECORACIÓN RÚSTICA

El lugar de la celebración era un lugar en plena montaña, apartado del ruido y rodeado de naturaleza.
La mamá de las criaturas apostó desde un primer momento por dos colores que le gustan muchísimo: el marrón y el blanco, y que además dan muchísimo juego. Así que tras visitar la acogedora estancia donde los invitados iban a comer, los globos quedarían preciosos.

Peinetta Roja_Candy Bar_Bautizo

Además de preparar los números de las mesas siguiendo toda la línea gráfica, animamos a los invitados a escribir sus deseos para los dos protagonistas del evento en unas tarjetas para el gran álbum craft que prepararán los papás junto a las fotos del evento.

Peinetta Roja_Candy Bar_Bautizo

Los bolis cigueña con los que nos sorprendió Sonia (la mamá) pocas horas antes del bautizo son totales, ¿a qué sí?

 

DETALLES PARA INVITADOS

Siguiendo el juego con los dos colores, cada invitado llegó a su sitio y se encontró un primer detalle... para ir abriendo boca de todas las sorpresas que les esperaban.

Se trata de un choc-imán: una deliciosa galleta de chocolate con leche y un imán de nevera para que recuerden con cariño este día tan especial para Pablo y Sofía.

Peinetta Roja_Candy Bar_Bautizo

 

SABROSA CANDY BAR

(Fotos lilaluchs Photography)

Y en un rincón de la sala, como quien no quiere la cosa pero que poco a poco iría cogiendo protagonismo (de las numerosas visitas que le iban a hacer los invitados), estaba el Candy Bar.

Una gran mesa con gominolas para continuar la tarde de celebración de la manera más dulce.

Peinetta Roja_Candy Bar 2

Había pingüinos, mini hamburguesas, tiburones, ciempiés, pizzas,... Vamos, todo un universo de la gominola para poder disfrutar de lo lindo.

Además, estas dos torres de dulces caseros (made in la abuela de las criaturas y que siguió con los colores principales del día, qué arte!!) también estaban en este dulce self-service.

Peinetta Roja_Candy Bar

Todo estaba señalado para que no hubiera pérdida ninguna y que el que llegara a la mesa supiera en un vistazo tooooda la oferta que le esperaba...

Pero todavía hay detalles para sorprenderos...

Como podéis ver a continuación, sí, hubo palomitas!!!! Y todo gran bol de palomitas necesita de mini bols para poder transportarlas y seguir la tertulia con los amigos en la mesa o el jardín, así que aquí los tenéis. Preparados con todo nuestro cariño...

Peinetta Roja_Candy Bar_palomitas

Además, los papás quisieron personalizar más todavía los dulces y pensaron en estas galletas para que los invitados se llevaran un bocadito de Sofía y Pablo. Y aquí están sus pies! (Porque realmente, son dos retoños para pegarles 'bocao'!)

Peinetta Roja_Bautizo_ galletas personalizadas

Un bautizo entrañable pensado para peques y adultos. ¿Qué te parece?

Si te ha gustado este evento y quieres personalizar el tuyo, ponte en contacto con nosotros.

Estaremos encantados de ayudarte y hacer que tus invitados se sorprendan con cada detalle.

comments powered by Disqus